domingo, 17 de mayo de 2009

Niña enviada por correo

Esta es una de esas historias que tanto le gustan a Josete, por él me he enterado que algún esclavo logró huir utilizando el servicio postal pero este caso es aún mas increible, si cabe:

Sucedió en 1914, la niña, de 4 años, llevaba semanas pidiendo ir a ver a la abuela en Lewiston, a unos 120 kilómetros de casa en Grangville (Idaho), pero el billete era muy caro y los padres optaron por otra alternativa:

El 19 de febrero de 1914, los padres de May presentaron un paquete en la oficina de correos en Grangeville, que pesaba 22 kilogramos, un peso menor al límite permitido de 50 libras (22.68 kilogramos.) El franqueo, de 53 céntimos en sellos, iba adherido al abrigo de May.

Dentro de esa caja, la niña viajó en el compartimiento de correo del tren, y una vez que llegó a su destino en Lewiston fue entregada totalmente sana en casa de su abuela por el secretario de turno, Leonard Mochel

Quiero pensar que los servicios de correo fueron cómplices del hecho y que en todo momento el estado de salud de la niña estuvo supervisado y sus necesidades cubiertas.

Aquí está la genealogía de la niña.

Fuentes del post:

Post realizado por Logio para este blog.